Matuja – Sala Wurlitzer, Madrid

Es curioso las tremendas sorpresas que te puedes llevar a veces cuando vas a conciertos de gente que no conoces de nada. Las referencias por conocidos iban esa noche desde los “Merece la pena, de verdad, yo de ti no me perdería su directo” hasta los “Cómo, ¿que no les conoces? ¡Son un auténtico cañón! Llévate tapones, que los vas a necesitar”. Y joder que si los necesitamos. ¡Menudo cañón de sonido!

Matuja presentaron su disco como los grupos grandes, abarrotando el lugar

concierto-matuja-madrid

Presentando su primer disco en la sala Wurlitzer, el grupo Matuja lo hacía como sólo los grupos más prometedores lo saben hacer: abarrotando el lugar hasta llenar aforo. Nosotros nos pasamos “a ver qué tal estaba” ya que era un grupo totalmente desconocido para nosotros y resulta que nos encontramos con una multitud de fans incondicionales (los “Ukka Chakkas”!).

El concierto, una mezcla de versiones y de temas propios incluidos en su disco homónimo, fueron la mejor de las sorpresas que se puede llevar uno un jueves cualquiera por la noche. Estando ahí fue como volver a los directos del rock crudo de los Zeppelin con un auténtico despliegue de talento.

Lo que encontramos determinante fue precisamente la complicidad que se respiraba en el escenario

Cada músico que compone el grupo merece un capítulo aparte, desde los inagotables solos del guitarra hasta el atronador chorro de voz del cantante, pasando por el virtuosismo histriónico de su bajista o los ritmos imparables del batería a golpe de bombo. Pero sin lugar a dudas, lo que encontramos determinante fue precisamente la complicidad que se respiraba en el escenario , tanto dentro de la propia banda como involucrando al público, lo que hizo del directo uno memorable. Lo dieron todo en una combinación de arte y explosividad: cuando crees que van a bajar revoluciones te sorprenden con un giro que te pone los pelos de punta.

concierto-matuja-madrid

Otro de los puntos a favor de haber asistido fue el detalle de que por un precio más que económico pudimos conseguir junto con la entrada una copia de su disco. El disco, homónimo del grupo, está producido y magistralmente grabado en los estudios de Eduardo Molina, consiguiendo conservar la esencia del grupo desde la primera nota del tema con el que arranca, “Super Silver Haze”, hasta la última de “Northern Railroad” con el que cierra. Nosotros después de haber escuchado el disco unas cuantas veces todavía no hemos llegado a ningún acuerdo sobre “nuestro tema favorito”, y no tenemos muy claro que vayamos a salir pronto de dudas… (¡nos encantan todos!)

Nuestra recomendación es que aproveches a ver a estos chicos ahora que “sale barato”, porque cuando toquen en Las Ventas te acordaras de nuestras palabras…

Puedes encontrarles tanto en su propia web http://matuja.es como a través de su perfil en Facebook https://www.facebook.com/matujaband y escuchar su álbum entero en Spotify.

Muchas gracias a Guille Muñoz por su primera crónica oficial con nosotros (extra oficiales ya había hecho), esperemos que sea el comienzo de un larga unión profesional. Por cierto el cartel que preside la crónica es suyo, si queréis ver más trabajos suyos podéis hacerlo en https://www.behance.net/gmlarts También por último dar las gracias a RockMachine por las pedazo de fotos del concierto.

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Share on RedditShare on StumbleUponTweet about this on TwitterShare on Facebook
Shares