Niccolò Paganini – El primer RockStar de la historia

Al inicio del siglo XIX ya había un artista que se decía que era adorador de Satan y que había hecho un pacto con él,  vestía de forma estrafalaria y de riguroso negro. Un artista que se emborrachaba continuamente y era tremendamente mujeriego. Vamos, el perfil de una estrella del rock del siglo XX pero muchos años antes.

Se trataba ni más ni menos que Niccolò Paganini. Violinista, violista, guitarrista y compositor italiano con un oído absolutamente perfecto y que durante su vida desarrollo y perfeccionó técnicas tan novedosas como el parar la duración de las notas (staccato),  pellizcar las cuerdas(pizzicato) o el uso extendido de armónicos.

Vive rápido, muere joven

Con apenas 5 años su padre le enseño a tocar la mandolina, obligándole a practicar todo el día. Con 7 años empezó a tocar el violín y con 9 años empezó a dar multitud de conciertos. Con 16 años ya gozaba de fama de músico terrible y había abandonado el domicilio familiar. Era tan virtuoso que muchas de sus obras solo pudieron ser interpretadas por él, fue eso lo que alentó a que muchos otros músicos pensaran que tenía un pacto con el diablo.

Paganini tocando el violin

Tras los años de conciertos y fortuna, como buena estrella primigenia del rock, malgastó su fortuna en mujeres y alcohol. Los rumores apuntan a que su destino finalmente fue la cárcel. De dónde es rescatado por una dama misteriosa. Otras biografías dicen que todo el tiempo estuvo con esa dama de la Toscana. Lo que sí sabemos es que nuestro protagonista se instaló en su villa donde aprendió de forma tardía a tocar la guitarra y el piano, dominándolos al poco tiempo.

La leyenda

Las anécdotas sobre el son tan abundantes que muchas pueden ser falsas lo que indica el respeto y temor que le tenían. Tenía más de 5 violines, entre ellos varios Stradivarius. Aunque su violín más famoso fue uno creado por Giuseppe Guarnerius. Este maravilloso instrumento, al que apodaba  il mio cannone violino (mi violín cañón), aún sigue conservándose en Genova . Se dice que con él, podía imitar la voz humana y el trinar de los pájaros , así como otra multitud de sonidos increíbles.

Su cuerpo vago de un lado a otro de Europa embalsamado en una cuba de aceite durante más de dos años.

Sus conciertos eran un verdadero espectáculo. La improvisación, algo poco frecuente en la época,  era su sello. En algunas ocasiones, se dice que el mismo rompía las cuerdas de su violín con un escalpelo escondido en su manga. Llegando a acabar sus conciertos con una sola cuerda,  tocando a dos y tres voces. Nadie le podía sacar más notas que él al violín en un solo minuto. En muchas de sus actuaciones las mujeres se desmayaban o el público decía que había visto al diablo junto a Paganini.

El mismo Paganini se dedicó a alimentar su fama de maléfico. Los colegas de oficio decían que podía interpretar cualquier obra con tan solo mirar la partitura, en sus apuntes siempre aparecía una extraña ¨nota 13¨ de gran dificultad. Otras leyendas más macabras decían que habría asesinado a su maestro para poder usar su intestino como cuerda para el violín.

Época final y muerte

Su aspecto y su vitalidad fueron truncándose debido a diversas enfermedades. Un cáncer de laringe tratado con mercurio le había dejado sin voz y sin dientes. Además de dicho cáncer, Paganini sufría una enfermedad de la que no se tenía constancia entonces, El síndrome de Marfan. Esta rara enfermedad genética, a pesar de proporcionarle sus famosas manos de araña (medían más de 45 cm y eran muy ágiles), le fue debilitando el corazón, los huesos y la vista.

Finalmente la mala vida, unida a la larga lista de enfermedades padecidas en vida (sífilis, tuberculosis, etc. ) le provocó la muerte con apenas 57 años.

Tumba de paganini en Parma

La historia aún no ha terminado

Unas semanas antes de su muerte, Paganini rechazó recibir el sacramento de la unción de enfermos. La muerte llamó a su puerta más rápido de lo esperado y al cura no le dio tiempo a administrar el sacramento. Esta condición unida a su fama de amigo del maligno hizo que la Iglesia rechazará su entierro.

¨ha muerto el diablo , ha muerto el diablo¨ fue lo que la gente decía tras su muerte….

Su cuerpo vago de un lado a otro de Europa embalsamado en una cuba de aceite durante más de dos años. Tras 36 años y más de 5 entierros fallidos, finalmente fue enterrado por mediación Papal en la ciudad de Parma.

Aunque la leyenda, el misterio y la historia se han mezclado en la figura de Niccolo Paganini, la gran obra del compositor Italiano sigue siendo y será absolutamente prodigiosa. Y es que este Caprices Op. 1 No. 24 no lo logró tocar nadie hasta pasado muchos siglos….

Un post cortesía de nuestro amigo Sikander, muchas gracias!

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Share on RedditShare on StumbleUponTweet about this on TwitterShare on Facebook
Shares