Rufus T Firefly, Groucho estaría orgulloso

El grupo de Aranjuez, Rufus T Firefly, termina por todo lo alto la gira de un disco que les ha llevado, de tocar en salas medio vacías, a las grandes salas con renombre de toda la geografía española. Tras el gran paso por la plaza del trigo (Crónica Sonorama), un lugar que ha coronado a muchas bandas en los últimos años, teníamos ganas de verles en directo jugando en casa. El resultado es un directo maravilloso que mezcla impecablemente momentos de guitarreo máximo con parones al más puro estilo pink floydiano. Un concierto gigante el que ofrecieron el viernes 27 de Noviembre en la sala ocho y medio de Madrid.

Rufus T Firefly concierto fin de gira ocho y medio

Lázaro como acompañante del fin de gira

La banda elegida para iniciar la noche fue Lázaro. La banda madrileña comandada por Nieves Lázaro nos ofreció un concierto lleno de matices. Una mezcla de estilos, instrumentos e idiomas. Enlazadas siempre utilizando como hilo conductor la dulce y melódica voz de su cantante principal.

Lazaro concierto sala ocho y medio

Nos gustó especialmente el ambiente onírico que respira su música. Un ambiente creado entre otras cosas por el ukelele, puntazo el uekele a lo Zakk Wylde, y la percusión sutil que inunda sus canciones. A destacar especialmente Zero y Tu mitad del aire, tema del que hicieron hace poco una versión junto a Havalina.

Lazaro concierto sala ocho y medio

Hasta ahora el grupo utiliza las canciones compuestas en solitario por Nieves Lázaro, en su mayoría recogidas en el disco Fierce. A lo largo del próximo año la banda está preparando un nuevo trabajo. Esta vez con la colaboración de todos los miembros del grupo en la composición. Les deseamos mucha suerte y seguiremos atentos la evolución del grupo.

Un parón hacía el asalto definitivo

Teníamos unas ganas enormes de este concierto. Hace un año que descubrimos su “Nueve” gracias a Radio3. Desde el primer momento la comunión con la música del grupo de Aranjuez fue máxima. Sus líneas de bajo bien trabajadas, sus cambios de ritmo, sus pasajes guitarreros que desbordan energía por los cuatro costados y, en general, el ambiente que emanan sus canciones, nos dejaron absolutamente hechizados.

Rufus T Firefly concierto fin de gira ocho y medio

Entraron los miembros del grupo con el nueve, que tan buenos resultados les ha dado, en una pantalla gigante detrás del grupo. Quizá John Lennon tenía razón y el nueve sea un número mágico. El concierto mezcló canciones de trabajos anteriores con las nueve canciones del último trabajo. Con la brutal Midori como dominadora de la primera parte del concierto. Una canción que va creciendo, desde la semilla que plantan los riffs iniciales pequeños y débiles, hasta el árbol duro, fuerte y lleno de vida que inunda todo el escenario hacía el final de la canción.

Quizá John Lennon tenía razón y el nueve sea un número mágico

El concierto contó con la colaboración en una de las canciones del conocido músico/productor Charlie Bautista, The Sunday Drivers, Egon Soda. Y también de Ekain Elorza el batería del grupo Dinero junto al que interpretaron Somos el enemigo. Percusión brutal a varios toms la que nos ofrecieron Jul y Ekain.

Después del momento de las colaboraciones llegó la hora de uno de los temas que más ha enganchado a la gente, Pompeya. La canción con una densidad particular terminó con un extra motivado Vic por los suelos, con todo el grupo secundando al éxtasis de la canción.

Rufus T Firefly concierto fin de gira ocho y medio

Un último esfuerzo

Tras unas cuantas canciones sofocantes, fue el turno de Demerol y piedras, una cuasi balada en la que Alberto a los teclados demostró que va a ser muy complicado de sustituir en la próxima etapa de la banda.

Rufus T Firefly concierto fin de gira ocho y medio

El concierto se acercaba a su fin. Nueve fue la siguiente elección del grupo, una canción que refleja perfectamente las idas y venidas de la música de Rufus T Firefly. Como un rio serpenteando, trepidante, con riffs que se cuelan hasta lo más profundo de tu cuerpo. En especial gracias al uso que hace Charly de todos los recursos que le ofrece su guitarra y, cuando la guitarra se queda corta, los slides o el e-bow le dan ese toque especial. Siempre le pide un poquito más a cada nota.

Rufus T Firefly concierto fin de gira ocho y medio

Finalmente llego quizá la canción más icónica del grupo, El problemático Winston Smith (en referencia al personaje de la novela 1984). Con su “ritmillo caribeño” sirvió de impresionante cierre a un concierto muy grande de un grupo que aspira a llegar muy lejos. Sin duda el número nueve ha sido fetiche para un grupo que ha trabajado mucho y bien. Lo que está claro es que el próximo disco del grupo será muy esperado y en sus manos está el dar ese último salto. Enhorabuena por el concierto y mucha suerte para todo el trabajo que os espera.

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Share on RedditShare on StumbleUponTweet about this on TwitterShare on Facebook

18 comentarios en “Rufus T Firefly, Groucho estaría orgulloso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares