Una mansión con historia: de Pink Floyd a trágico accidente

Esta asombrosa propiedad fue una vez el hogar donde Pink Floyd realizaban sus sesiones de grabación, pero Hook End Manor se volvió conocida más tarde debido a un desafortunado accidente.

David Gilmour, cantante y vocalista de la banda, se mudó de esta propiedad valorada en 10 millones de libras situada en Oxfordshire, años antes de la tragedia después de vendérsela al productor de música Trevor Horn en 1990.

Y es en 2006 cuando la mujer del productor fue golpeada por una bala disparada por el rifle de aire comprimido de su propio hijo en el jardín de la mansión. El balín corto una arteria y causo un daño cerebral extenso debido a la falta de oxigeno en el cerebro.

Ms Sinclair pasó tres años en coma antes de despertar repentinamente, sin embargo nunca se llego a recuperar del todo y murió años más tarde debido a un cáncer.

Varios curiosos que se aventuraron a adentrase en la propiedad descubrieron una lápida en la que estaba inscrito : ‘Little Jack, April 17th 1909. Aged seven years. Thy love to me was wonderful.’

La pasada semana, otro grupo de exploradores tomaron varias fotos del interior de la mansión y de su aspecto macabro, una mesa de billar, un viejo piano, un cuarto de juegos infantiles…

Judgad por vosotros mismos, pero nosotros no pasaríamos una noche allí adentro, parece mentira que una vez fuera el estudio de grabación de los legendarios Pink Floyd.

 

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Share on RedditShare on StumbleUponTweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares